Probablemente después del refrigerador, la lavadora sea el electrodoméstico más necesario en una casa (aunque no el más popular, pues la televisión lleva la delantera). Dos de cada tres hogares cuentan con una lavadora. Y aunque el consumo anual de electricidad de este electrodoméstico es equiparable al de una plancha, siempre puede optimizarse su uso para ahorrar energía eléctrica y contribuir a bajar las cuentas de luz de un hogar. Lo mismo puede decirse de la secadora, un accesorio en el cuarto de lavado cuyo estado ideal es: apagado.

Consejos para ahorrar energía en el cuarto de lavado

icono_lavadoraLAVADORA

  •  Usa siempre el ciclo más corto posible.
  • Evita usar agua caliente en la lavadora, a menos que la ropa esté demasiado sucia.
  • Usa sólo la cantidad de detergente necesaria. El exceso produce más espuma y eso provoca que el motor de la lavadora trabaje más de lo necesario.
  • Elige una lavadora con una capacidad en kilos adecuada a las necesidades de tu familia.
  • Consulta la etiqueta de eficiencia energética. Adquiere lavadoras que tengan el sello FIDE tipo A.

icono_secadora

SECADORA

  •  Es mejor usar el ciclo de centrifugado de la lavadora (y colgar la ropa) que usar la secadora.
  • Si es inevitable que la uses, procura entonces que trabaje con carga completa y con ropa previamente centrifugada en la lavadora.
  • Limpia periódicamente el filtro de la secadora e inspecciona el orificio de ventilación para asegurarte de que no esté obstruido.
  • Utiliza el programa “punto de planchado” si tu secadora cuenta con él; éste no llega a secar la ropa completamente y, por lo tanto, no consume tanta energía.
  • Si puedes elegir, compra una secadora a gas.
FUENTE: Guía de buenas prácticas para el ahorro y uso eficiente de la energía, SENER

No Hay Más Artículos
X