Dentro del campo de la energía solar hay muchos tipos de tecnologías. Una de ellas es la energía solar térmica. “Dentro del campo de las tecnologías solares térmicas hay tres áreas: las tecnologías de baja, mediana y alta temperatura”, nos dice el doctor Camilo Alberto Arancibia Bulnes, investigador del Instituto de Energías Renovables (IER) de la UNAM. Explica que la tecnología de baja temperatura es aquella que se obtiene de calentadores solares de agua convencionales, cuya temperatura oscila entre los 40 y los 70 grados Celsius; este tipo de equipos también se usan para secado de alimentos y acondicionamiento en residencias.

Arancibia Bulnes comenta que las temperaturas entre los 100 y los 250 grados C. se consideran medianas. Y de 250 en adelante se habla ya de altas temperaturas. La mediana se utiliza en procesos industriales que requieran calor. “Los sistemas de alta temperatura se usan principalmente para dos aplicaciones: una es la generación de electricidad y otra es la química solar. La generación de electricidad se produce a partir de generar vapor a altas temperaturas y, con la ayuda de la presión, mover una turbina que, a su vez, impulsa un generador eléctrico, tal como se hace en las plantas de generación eléctrica convencional. En estas plantas se usa un quemador de gas para producir vapor y ese vapor mueve a presión una turbina. La química solar es la producción de bienes de alto valor que requieran reacciones químicas de alta temperatura, como la producción de combustibles o el desarrollo de materiales especializados. Para ambas aplicaciones, lo que busca el IER es reemplazar los quemadores por sistemas solares para no contaminar el medio ambiente”, explica el investigador. Y agrega que es necesario construir concentradores solares para obtener calor solar de alta temperatura, los cuales ya se comienzan a implementar en algunos países, como España, donde existen hoy alrededor de 50 plantas de energía solar térmica a alta temperatura en operación.

No Hay Más Artículos
X