Durante la edición número 15 de la Conferencia y Exposición Mundial de la Energía Eólica, celebrada en Tokio en este año, se dio a conocer el reporte “Innovative Outlook: Offshore Wind”, realizado por la International Renewable Energy Agency (Irena), en el que predice que la capacidad eólica offshore mundial crecerá de 13 GW que había en 2015, a 400 GW para 2045. El modelo offshore se refiere a aquellas granjas eólicas que están en alta mar.

Irena explicó que, para el año 2030, se prevé que el mercado de la energía eólica offshore aumente globalmente, alcanzando los 100 GW de capacidad instalada total.

Dinamarca fue el primer país en construir una planta de energía eólica en alta mar a escala comercial. Con una potencia instalada de 160 MW, la planta de Horns Rev preparó el escenario para una oleada de granjas eólicas cada vez mayores y con turbinas de más grandes. Hoy, los avances tecnológicos han reducido algunos costos y han impulsado la expansión del mercado de la energía eólica.

Las turbinas eólicas offshore más comunes tienen una capacidad de 6 MW, con diámetros de rotor que alcanzan los 150 metros, pero se esperan desarrollos en tecnología de hélices que permitan turbinas de mayor potencia, con un mayor nivel de electricidad. El informe de Irena también prevé la comercialización de turbinas de 10 MW en la década de 2020, y en 2030 se podrían comercializar turbinas de 15 MW.

No obstante los beneficios que trae consigo la energía eólica offshore, en México aún no se construyen instalaciones de este tipo. De acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee), actualmente hay 31 parques eólicos en operación en tierra, pero ni uno solo de tipo alta mar.

Las granjas eólicas más grandes se hallan principalmente en Europa. El parque eólico offshore más grande del mundo es el London Array, en Reino Unido, que tiene una capacidad de 630 MW y puede abastecer, durante todo el año, a 500 mil hogares.

No Hay Más Artículos
X