La palabra “ecología” fue inventada en 1866 por el filósofo y naturalista alemán Ernest Haeckl (1834-1919). A medida que estudiamos el impacto de nuestras acciones sobre el medio ambiente, menos duda nos queda del efecto negativo que provoca, por ejemplo, el uso de energías no renovables. Esto se hizo evidente en el siglo XX, en la era del petróleo, pero ya desde la Revolución Industrial (de finales del siglo XVIII y principios del XIX), sobre todo con el empleo del carbón como fuente de energía, el deterioro comenzó a sentirse. Haeckel, principal difusor de la Teoría de la Evolución de Darwin, comprendió que este daño era grave y se propuso encontrar una palabra que alertara del peligro a sus contemporáneos. Así, unió los términos griegos oikos (casa, hogar) y logos (estudio de), dando a entender que la Tierra es nuestro hogar y que, incluso hasta ahora (en la era de exploración espacial), sigue siendo nuestra única opción habitable.

No Hay Más Artículos
X