POR:Antimio Cruz

En Saltillo, un equipo de investigadores trabaja con este supermaterial.

El grafeno,  formado por pequeñísimas redes planas de átomos de carbono, ha sorprendido al mundo desde el año 2004, pues ha demostrado su capacidad para transportar electricidad con mayor eficiencia y rapidez que otros materiales. Esto es muy importante para la sustentabilidad energética porque es mucho más eficiente que las redes transmisoras que emplean el cobre, de tal modo que evita el desperdicio de la energía (que se genera con grandes esfuerzos).

México ya cuenta con un Laboratorio Nacional de Materiales Grafénicos, el cual forma parte del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA), uno de los 27 Centros Públicos de Investigación del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y su matriz se localiza en Saltillo, Coahuila.

El doctor Salvador Fernández Tavizón, responsable de este laboratorio, informó que en su centro de investigación han podido verificar que el grafeno cuenta con “densidad de corriente un millón de veces mayor que la del cobre y con movilidad intrínseca 100 veces mayor que la del silicio”. Estas características abren grandes esperanzas sobre múltiples aplicaciones, desde la elaboración de microchips hasta mejores redes de transmisión de electricidad.

“Si yo aíslo una lámina de un milímetro de grafito, en esa lámina de un milímetro de espesor de grafito hay tres millones de láminas de grafeno apiladas la una sobre la otra y lo que hay que hacer es separarlas. Es el material que tiene el mayor número de récords de desempeño: es más duro que el acero, conduce la electricidad mejor que el cobre”, indicó en un video divulgativo del CIQA.

Una ventaja más del grafeno es que, cuando conduce electricidad, no es afectado por fenómenos electromagnéticos externos, pues el carbono tiene propiedades aislantes e incluso impide el paso de prácticamente cualquier gas y líquido.

CIQA tiene seis líneas de investigación que buscan crear productos que puedan ser patentados y comercializados:

  1. Procesos de manufactura y transformación para la elaboración de películas y fibras con conductividad eléctrica y térmica, o como materiales que sirvan como escudo de protección contra radiación electromagnética y descarga electrostática.
  2. Procesos de diseño y manufactura de electrodos transparentes para aplicaciones optoelectrónicas: celdas solares, diodos emisores de luz, pantallas de cristal líquido y pantallas táctiles.
  3. Fabricación de compositos para la manufactura de dispositivos de almacenamiento de energía: baterías, capacitores y supercapacitores.
  4. Diseño y manufactura de compositos para la fabricación de celdas de combustible.
  5. Procesos para la manufactura de sensores químicos y biológicos.
  6. Fabricación de materiales bioactivos.

FUENTE: CENTRO DE INVESTIGACIÓN EN QUÍMICA APLICADA (CIQA-CONACYT)

No Hay Más Artículos
X