Lilium es un prototipo de taxi aéreo de despegue vertical. Usa baterías de litio, vuela y el consumo de su energía es igual al de un coche eléctrico; pero este jet es tres veces más rápido.

Es muy probable que, en el año 2025, veamos especies de helipuertos para los primeros taxis aéreos en las principales ciudades del país. Al menos así lo han vislumbrado los creadores de Lilium, un prototipo de taxi aéreo que hizo su vuelo inaugural en abril de 2017 y fue todo un éxito. Se espera que el primer modelo funcional ocurra en 2019 y, de ser así, estamos hablando del primer avión para pasajeros con cero emisiones de contaminantes gracias a que es 100% eléctrico.

Lilium despega y aterriza de manera vertical como un helicóptero, con la diferencia de que el vehículo eléctrico es mucho más silencioso, equiparable a una motocicleta pequeña. Su cuerpo tiene 12 aletas movibles: cuando el jet despega, éstas se colocan en posición vertical para permitir al avión elevarse con facilidad. Una vez en el aire, las aletas se van inclinando gradualmente hasta una posición horizontal. De esta manera, el jet puede volar a una velocidad máxima de 300 km/h y con una sola carga puede recorrer 320 km de distancia.

Tiene, en total, 36 motores pequeños distribuidos en las aletas, que funcionan como las turbinas de un avión comercial común, pero, en este caso, las aspas son giradas por motores eléctricos de alto rendimiento que funcionan de manera independiente, es decir, en caso de que uno o más motores fallen, la aeronave no perdería su estabilidad y podría aterrizar sin ningún problema. En caso de emergencia, la computadora del avión avisaría de inmediato al piloto o los pasajeros que debe aterrizar para evitar un percance.

Más de 40 diseñadores e ingenieros trabajaron en este prototipo y la seguridad de los tripulantes fue un aspecto vital antes de darlo a conocer. Por ejemplo, los motores y el cuerpo del jet están diseñados para maniobrar en condiciones climáticas adversas, como tormentas o fuertes vientos. El avión dispone de un paracaídas y la cabina es resistente al agua. Todo el cuerpo de la aeronave está hecho de fibra de carbono, un material que es cinco veces más resistente y liviano que el aluminio.

La simplicidad también fue esencial para la creación de este jet. En comparación con los conceptos ya existentes, Lilium no requieren cajas de cambios, hélices plegables, refrigeración por agua ni un tren de aterrizaje complejo. El consumo de su energía es igual al de un coche eléctrico, pero este jet es tres veces más rápido. El piloto maneja el avión eléctrico con un joystick, tan fácil como jugar un videojuego y el sistema del vehículo no permitiría desviarse de la ruta trazada, aunque el piloto lo solicitara.

El banco de baterías del Lilium está compuesto por varios miles de celdas de iones de litio similares a las de los coches eléctricos y pueden recargarse en pocas horas.

Daniel Wiegand, CEO y cofundador de la compañía creadora de Lilium, tuvo la idea inicial del proyecto en 2013. Wiegand cree que, para 2025, ya podremos pedir un Lilium en las grandes ciudades, tal como hoy pedimos un Uber desde nuestro dispositivo móvil.

La idea de Lilium nació gracias a Otto Lilienthal, quien, en 1894, empezó a experimentar con los primeros planeadores e imaginó un futuro en el que pudiéramos volar donde quisiéramos, cuando quisiéramos: “Lilium está convirtiendo ese sueño en realidad”, aseguran los desarrolladores de este taxi aéreo.

FUENTES:
Video:

Web:
https://lilium.com/

No Hay Más Artículos
X